¿Qué haces cada día para crecer como persona y profesional? Si estás aquí, apuesto lo que sea a que quieres aprender a desarrollar tus habilidades y no hay nada mejor que un libro para hacerlo. La lectura ya se ha convertido parte de mi rutina de autocuidado y me gustaría que pudieses experimentar sus beneficios tú también.

 

Personas como Keith Richard (guitarrista de The Rolling Stones), Mark Zuckerberg, Steve Jobs, Oprah Winfrey o Barack Obama ya han incorporado el hábito de lectura, acompañados de muchas más personas de éxito. No puede ser casualidad.

 

Leer nos proporciona beneficios muy remarcables, además del placer de la lectura: mejora nuestra gramática y ortografía, agudiza nuestra memoria, aumenta nuestros niveles de empatía y nuestra concentración, entre otros. Además, según un estudio, solo 6 minutos al día bastan para reducir el estrés en un 68%. ¿Aún te estás pensando adquirir el hábito de leer diariamente?

 

Para poder incluir la lectura en tu rutina diaria, puedes tomar estos consejos que te voy a dejar a continuación. Harán mucho más fácil el proceso y podrás disfrutar, por fin, de todas las ventajas que ofrece la lectura.

1. Fija cuándo y cuánto vas a leer

Para que un hábito perdure en el tiempo, sea el que sea, debe ser concreto. Es decir, debemos fijarlo en el tiempo. Por ejemplo, puedes marcarte en el calendario que todos los días, media hora después de despertarte, leerás durante 15 minutos. Si crees que vas a disfrutar más la lectura nocturna y sabes que sueles irte a la cama a las 22h, puedes aprovechar para irte a la cama 15 minutos antes y leer.

 

Tampoco estaría de más alguna alarma que nos lo recuerde, sobre todo al principio cuando estamos empezando y no estamos acostumbradas a ello. Otro consejo que te puede ayudar es visualizarte, antes de dormir, leyendo a la hora que te has marcado. Así, al día siguiente estarás mucho más mentalizada y predispuesta a ello.

 

 

2. Elige libros que disfrutes leyendo

Si ya leías y quieres retomar la costumbre, te será mucho más fácil elegir libros que creas que te van a gustar. Puedes empezar con libros cortos para beneficiarte del placer de acabar un libro. Te será más sencillo. Si, por el contrario, nunca has sido de leer, busca temáticas que te puedan gustar. Una buena idea es echar un vistazo a qué series te suelen llamar más la atención y extrapolarlo a los libros, para empezar.

 

Puede ocurrir que a mitad del libro sientas que no es para ti. No te sientas culpable. Si la historia no te está encantando o no te está aportando conocimientos nuevos, déjalo y empieza otro. Así, encontrarás libros nuevos maravillosos y aprovecharás mejor tu tiempo de lectura.

 

¿Qué libro o libros vas a elegir para tu nuevo hábito de lectura?

 

3. Adecúa el entorno

Creo que cada rutina que implementemos en nuestra vida debe aportarnos disfrute y alegría. Por eso, no solo me gusta fijarme en el hecho de leer, sino también en el entorno y en cómo completa la experiencia.

 

Solo tú te conoces como nadie y sabes qué te haría feliz durante tu ratito de lectura. Si vas a leer en casa, puede que quieras encender velas, incienso o el difusor de aromas. Si quieres adquirir el hábito de leer de camino al trabajo, puede que prefieras escuchar música relajante de fondo, para ayudar a la concentración. Depende de ti.

 

Libro-y-Joya-Corazón

 

4. Empieza poco a poco

No hace falta que el primer día, con la emoción de este nuevo hábito, leas durante dos horas seguidas, porque te aburrirás al tercero. Lo que a mí me ha funcionado es empezar poco a poco, sin presión.

 

Empezar con 5, 10 o 15 minutos al día puede aportarte los beneficios de la lectura y empezar a crear este hábito desde cero. Así, es mucho más difícil que te canses y creas que no es para ti. Recuerda: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

Más adelante, cuando ya tengas este hábito de lectura implementado en tu rutina, sí te aconsejo que amplíes el tiempo que le dedicas. Eso sí, al empezar, sería interesante que empezaras poco a poco, con paso firme y decidida.

 

Si actualmente estás intentando integrar otro hábito además del de lectura, espera a que ese otro hábito esté automatizado y no te cueste realizarlo para empezar con este. Los hábitos son pequeños cambios de costumbres que necesitan un proceso (suelen aconsejar 66 días), así que tómalo con calma y de uno en uno, para una integración efectiva.

 

 

5. La regla del dos

Como la mente es caprichosa y a veces nos la quiere jugar, es importante que pongamos «reglas» para que el hábito de lectura perdure en el tiempo. Lo llamo «la regla del dos» y consiste en no pasar más de dos días sin leer.

 

Cualquier hábito puede venirse abajo después de dos días sin practicarlo. Por eso, te aconsejo que utilices «la regla del dos» para asegurarte de que no pierdes todo lo recorrido, sobre todo si estás en los primeros 66 días en los que un hábito se forma.

 

 

6. Fuera presiones

Habrás visto por ahí diferentes retos como el de leer un libro a la semana o incluso más. No te dejes influenciar. Empieza poco a poco y no te marques objetivos de momento, ya que aún estás empezando a integrarlo.

 

Si te sientes muy abrumada, corta esos impactos de raíz. Quiero que integres estos hábitos de forma saludable para tu mente y cuerpo. Adquirir nuevos hábitos puede ser muy frustrante cuando ves a personas más avanzadas en lo que quieres conseguir, pero debes tomártelo con calma.

 

 

7. Si puedes, coméntalo

Leer es un hábito, como muchos otros, que se te puede resistir si te encuentras sola en el camino. ¿Has hablado alguna vez con una amiga a la que le encantaría integrarlo también? ¡Cuéntale tu idea! Seguro que avanzáis mucho más rápido y mejor con ese apoyo mutuo. Además, os servirá para enriquecer vuestra relación.

 

Libro-y-flores_Luz-de-Nehca

Si aún no sabes qué libro empezar a leer, échale un vistazo a «La joya eres tú«: mi primer libro publicado en el que te ayudo a conocer qué joya es la que va mejor con tu estilo, cómo cuidar tus joyas o qué piedra te define mejor, entre otros temas. Además, dentro de poco… ¡querrás tenerlo! No puedo contarte más, pero tenemos una sorpresa preparada para ti.

 

Estos son los consejos y estrategias que a mí me han servido para cultivar ese hábito diario de lectura y te puedo asegurar que vale mucho la pena. Implementar hábitos no es una tarea para todos, ya que lleva su tiempo, pero los beneficios son espectaculares.

 

Cuéntame: ¿qué hábitos has integrado ya a tu vida de los que te sientes orgullosa? Te leo en comentarios.

 

Quiero ser #MujerNehca